Blefaroplastia

La blefaroplastia es la cirugía que busca rejuvenecer los párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares.

Especialistas en Blefaroplastia

La Clínica Santa María, con 25 años de experiencia quirúrgica, cuenta con médicos especialistas altamente calificados y debidamente registrados en la especialidad de cirugía plástica, formando un equipo médico que garantiza con su experiencia el éxito en la cirugía que todo paciente espera.

Cirugías

la Blefaroplastia

La blefaroplastia es la cirugía que busca rejuvenecer los párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares. Se realiza fundamentalmente por razones estéticas, pero en algunos casos se realiza únicamente por motivos visuales (blefaroplastia funcional), ya que la caída de la piel de los párpados superiores puede ocasionar una reducción del campo visual. Existen diferentes técnicas, nosotros trabajamos con una que es mínimamente invasiva y sin cicatrices.

Objetivo

El objetivo de la blefaroplastia es devolver al párpado un aspecto más juvenil, manteniendo los rasgos propios de cada persona, manteniendo un aspecto natural, evitando cicatrices visibles y protegiendo la salud ocular. La evolución de las técnicas quirúrgicas en los últimos años ha sido fruto del mejor conocimiento de los procesos de envejecimiento facial. El cambio más importante ha sido la adopción de técnicas menos invasivas y más conservadoras, buscado una mayor preservación de mayor cantidad de tejido en el párpado con el fin de evitar ojos «vacíos».

Intervención

La blefaroplastia del párpado superior consiste en la eliminación del exceso de piel y en algunos casos de una parte del músculo orbicular subyacente. Algunos casos requieren también eliminar parte del paquete graso interno, pero siempre de forma conservadora. Para esta cirugía se realizan incisiones en los pliegues naturales del párpado, que evitan la visibilidad de las cicatrices. En la blefaroplastia inferior​ debemos distinguir entre el tratamiento de las bolsas y el tratamiento de la laxitud y arrugas de la piel.

Las bolsas grasas de los párpados se tratan mediante la reducción o re-colocación de las mismas. La reducción de los paquetes grasos suele realizarse en pacientes que tienen unas bolsas muy grandes. En el resto de pacientes puede ser preferible la re-colocación de las mismas, usando la propia grasa del paciente para borrar los surcos que existen debajo de las bolsas.

En ambos casos, el manejo de las bolsas puede realizarse por vía externa, realizando una incisión en la piel, o por vía interna a través de la conjuntiva (vía transconjuntival). Las ventajas de esta última son muchas, incluyendo la ausencia de cicatriz visible, una recuperación más rápida y una mayor seguridad, ya que existe un acceso más directo a las bolsas por esta vía.

Después de la operación

Hay que tener en cuenta que después de la operación pueden aparecer pequeñas molestias, como cierta sensibilidad a la luz. La recuperación se produce de forma sencilla y rápida si se siguen los pasos indicados por nuestros médicos. Una vez pasados unos seis días, se procede a eliminar las cicatrices. Estas sólo serán perceptibles durante las primeras dos semanas, volviéndose prácticamente invisibles a partir de la tercera semana con efectos ampliamente duraderos.

× Hola ¿Cómo puedo ayudarte?